Traductores automáticos: ¿son una amenaza real para el traductor profesional cualificado?

El traductor automático es una herramienta que puede ser muy útil, pero ¿puede sustituir los servicios de traducción? La respuesta rápida es que no. Si bien es cierto que es útil y ayuda a acelerar el trabajo, no obtiene un resultado profesional por sí mismo.

Podríamos decir que te servirá si lo que buscas es entender una frase o consultar una palabra, pero a la hora de lograr un texto bien traducido tendrás que recurrir a una empresa de traducción profesional. Vamos a ver por qué.

Servicios de traducción automáticos y expertos: ¿enemigos o aliados?

No hay que ver los traductores automáticos como una amenaza para los profesionales del sector. Lo primero que hemos de aclarar es que traducir no consiste simplemente en intercambiar palabras en dos idiomas de forma literal. Lo que un profesional hace va más allá: comprende el contexto, transmite un mensaje y tiene en cuenta aspectos culturales y el público al que el texto va dirigido. Por otro lado, piensa que hay palabras que pueden traducirse de muchas formas, y un profesional sabrá discernir cuál es la mejor opción. Esto es algo que a día de hoy no puede hacer ningún traductor automático.

Ahora bien, ¿quiere decir esto que hay que rechazar por completo lo que hacen estas herramientas? No necesariamente, simplemente no hay que tomar su resultado como una traducción ya terminada. Esto no quiere decir que el traductor no pueda usarla como una ayuda en su trabajo. Puedes traducir una frase con una herramienta automática, pero probablemente la oración resultante estará muy alejada de la perfección. Lo que hace un experto es tomarla solo como una sugerencia, pero luego él hará las modificaciones pertinentes y la adecuara al contexto.

Una forma de ahorrar tiempo y bajar costes

Los traductores automáticos pueden convertirse, pues, en un complemento para el trabajo de traducción. Al tener esta ayuda las entregas serán más rápidas; por lo tanto, al no tener que dedicar el traductor tanto tiempo de su jornada laboral, también los costes bajarán.

Es importante que consideres, de todos modos, que los servicios de traducción profesionales siempre van a estar por encima de las herramientas de traducción automática. No son pocos los ejemplos existentes de que este tipo de traductores online fallan a menudo. Por eso, es fundamental que recurras a un experto que revise el texto teniendo en cuenta aspectos que los servicios automatizados no pueden tomar en consideración.

¿Suponen entonces los traductores automáticos una amenaza para los profesionales del sector? No: si bien es normal que de entrada asuste pensar que hay una herramienta capaz de automatizar un trabajo, esta no es la realidad. Un traductor online traslada frases de un lenguaje a otro de forma literal, pero no tiene esa capacidad de interpretación que tiene un experto cualificado. Por lo tanto, no hay que ver los servicios automáticos como amenazas o enemigos, sino como un complemento que se puede usar pero sin considerarlo ni mucho menos infalible.

Ya ves que el traductor automático no es un sustituto de los servicios profesionales. Contacta con nuestra empresa de traducción para contratar un experto.

imagen

Spread the love