Control de calidad de las traducciones

Puede que hayas leído muchas veces sobre la calidad de las traducciones realizadas por profesionales. Sin embargo, ¿alguna vez te has parado a pensar en cómo se logra? En este artículo te hablamos sobre el control de calidad, las herramientas que nos pueden ayudar y cuáles son sus ventajas.

¿Qué es?

El control de calidad de las traducciones consiste en la detección de errores con ayuda de herramientas informáticas, y se realiza antes de entregarla o publicarla. Se comprueba la ortografía y se detectan dobles espacios, repeticiones de palabras, errores de puntuación e inconsistencias terminológicas o numéricas. Además, sirve para asegurarnos de que no se han omitido segmentos, especialmente en los encargos con un volumen de palabras mayor. Es, en esencia, una revisión exhaustiva. 

En encargos de menor volumen, el traductor original es quien efectúa el control de calidad. Sin embargo, en encargos donde trabajan dos o más traductores puede ser necesario contar con otro profesional responsable de detectar errores y de unificar la terminología y las convenciones lingüísticas propias del idioma meta, como puede ser el uso de las comillas. En estos casos, con un traductor o revisor externo se garantiza la cohesión y la coherencia en todo el texto.

Herramientas

Existen herramientas que ya nos ayudan durante el proceso de traducción. Son las herramientas de traducción asistida por ordenador (o TAO), como SDL Trados Studio o MemoQ. Localizan errores e incluyen un corrector ortográfico que nos evita depender de otros programas. A pesar de ello, podemos pasar nuestro texto por Microsoft Word si queremos asegurarnos de forma rápida y sencilla de que la ortografía, la gramática y la puntuación sean correctas.

XBench es una de las herramientas más conocidas para controlar la calidad en las traducciones. Establece tres categorías: Basic, Content y Checklists. En Basic se indican errores comunes, como omisiones; Content se centra en el contenido; y Checklists permite configurar de antemano palabras que pueden utilizarse de forma errónea en un contexto determinado. Además, funciona como gestor terminológico, buscador y corrector ortográfico.

QA Distiller es un programa similar y también uno de los más conocidos. Se caracteriza por tener un sistema de reconocimiento de archivos muy amplio, por lo que es compatible con casi cualquier formato, y por permitir la edición del texto directamente en la interfaz.

Además de las herramientas que hemos visto, existen otras de pago, como Error Spy, así como opciones de código abierto, como LanguageTool y las aplicaciones de Okapi Framework, como CheckMate, que sirven principalmente para comprobar la ortografía, la gramática y el estilo.

Ventajas

Estas herramientas permiten agilizar y facilitar en gran medida nuestra labor y nos ayudan a cumplir plazos más ajustados de manera eficaz. Por otro lado, gracias al control de calidad lograrás transmitir tu mensaje de forma precisa y fiel, y causarás el efecto que deseas entre los destinatarios. Además, la ausencia de errores te ayudará a mantener tu imagen profesional y a causar buena impresión entre tus clientes, porque verán que tienes en cuenta hasta los pequeños detalles. Ahora que ya lo sabes, te animamos a contratar servicios de traducción profesionales para obtener trabajos de calidad.

imagen