Agencias de traducción Vs. Autónomos

Hoy en día hay muchas personas que se ponen en manos de profesionales para poder elaborar textos de calidad y conseguir traducciones a diferentes idiomas. Y si estás leyendo este artículo, probablemente necesites una traducción profesional y te interese saber qué es mejor: una agencia de traducción o un traductor autónomo. 

A continuación, explicaremos los aspectos que debes tener en cuenta a la hora de contratar una agencia de traducción o bien, dejar tu trabajo en manos de un autónomo. 

Diferencias entre los servicios de las agencias de traducción y los autónomos

Destacaremos algunas de las ventajas e inconvenientes de apostar por un servicio u otro. Para empezar, hablaremos de las agencias de traducción. 

Si tienes mucho volumen de trabajo y quieres traducir una gran cantidad de textos, debes tener en cuenta que la capacidad productiva de una empresa de traducción siempre será mucho mayor que la de una persona autónoma que trabaja desde su casa y por su cuenta. 

Una de las grandes ventajas de una agencia de traducción es la alta productividad que proporciona. Traducir documentos de gran volumen o en múltiples idiomas será una tarea fácil para una agencia y, además, te asegurarás un servicio eficiente y ajustado a tus necesidades reales. 

Otra ventaja de las agencias es que puedes encontrar datos viables e información relevante sobre ellas. Puedes conocer los profesionales que trabajan para ellas y obtener referencias que te ayuden a confiar. De este modo, tienes más garantías y te aseguras de que, en el caso de que haya alguna incidencia, puedas dirigirte a los responsables de la empresa. 

Además, gran parte de las agencias tienen disponibilidad inmediata, ya que cuentan con un gran número de traductores y cada uno de ellos está especializado en una materia diferente.  

Aspectos a tener en cuenta si contratas un autónomo 

Si tienes poco presupuesto, son tu opción perfecta. Y si no tienes prisa para que te entreguen la traducción, un traductor freelance puede ser ideal para ti. Se trata de una persona que tiene un horario flexible y que se organiza a su modo, pero eso no significa que no esté cualificado para proporcionarte traducciones de calidad. 

Cuanto más alta sea la reputación del profesional, mayor será el precio que deberás pagar por sus servicios. Y con un traductor autónomo, te asegurarás tener una comunicación directa con el responsable que elabora tu trabajo y también que el precio que habéis pactado es el real, ya que no suelen trabajar con tanto margen como las agencias de traducción. 

Si necesitas traducir varios textos a diferentes idiomas y estos son de temáticas específicas, deberás contratar a diferentes profesionales que tengan experiencia en los sectores que necesitas. 

En definitiva, es importante que valores las necesidades de tu proyecto y que, según tus objetivos y presupuesto, tomes la mejor decisión para ti. Aconsejamos que sopeses qué tipo de servicio necesitas y que pongas en una balanza los pros y los contras de una opción y de otra. 

Recomendamos que te pongas en manos de un profesional con experiencia en traducciones y que pueda proporcionarte un trabajo de calidad y adaptado a tus necesidades. 

imagen