La traducción en el SEO: ¿cómo optimizar el posicionamiento web internacional?

La traducción SEO es uno de los recursos más eficaces para conseguir que la internacionalización de tu negocio sea exitosa. Descubre sus características y sus ventajas.

Traducción y posicionamiento web

El SEO es el conjunto de acciones que se realizan para mejorar el resultado de la web de tu empresa en las SERP de tu país de origen. A la hora de traducir las palabras clave que utilizas para que los buscadores encuentren tu negocio no basta con realizar un trabajo literal.

¿El motivo? Muy fácil, tu posicionamiento en un buscador depende, directamente, del que tienen otras páginas que usan las mismas palabras clave. Por lo tanto, para realizar este tipo de traducción es imprescindible tener en cuenta factores como:

· El análisis de las técnicas de SEO que usan las empresas de tu mismo nicho de mercado en un idioma concreto.

· Usar long tail SEO: la traducción ha de incluir los matices idiomáticos y los giros lingüísticos necesarios para acercar tu propuesta a tu cliente potencial.

· Las palabras clave han de amoldarse a las que sugieran las diversas herramientas de los buscadores en el país en el que quieras dar a conocer tu trabajo. Cada término a utilizar exige un estudio previo que encaje con los que van a usar tus clientes potenciales para realizar su búsqueda.

¿Debes crear un departamento específico de SEO internacional en tu negocio?

Sí o, como mínimo, debes encargarle a un traductor profesional, con conocimientos de esta disciplina, su gestión. Recuerda que la traducción literal no siempre es la mejor alternativa. Es necesario tener en cuenta el auge de las búsquedas por voz que incluyen preguntas directas y expresiones de todo tipo destinadas a encontrar la respuesta más inmediata a una búsqueda determinada.

Igualmente, es esencial analizar los dispositivos más usados para realizar búsquedas, cuál es el buscador preferido en el país de tu interés y actualizar constantemente este tipo de información para afinar al máximo en la redacción de las palabras clave más adecuadas para tu negocio.

El traductor de SEO profesional se encarga, por lo tanto, de realizar la misma tarea que llevaste a cabo cuando pusiste en marcha tu página web. Su objetivo no es otro que el de conseguir que la internacionalización de tu empresa sea eficaz.

Realizar la traducción directa e incluirla en la versión en otro idioma de tu página web no va a ayudarte a alcanzar tu meta. Tus clientes potenciales usarán otras expresiones para buscar empresas que ofrecen lo mismo que tú y tu posicionamiento no será el más adecuado.

Solo confiando en una agencia de traducción o en un traductor experto en el manejo de herramientas que permitan analizar el SEO de otros países correctamente podrás comenzar a ver los resultados que esperas.

La traducción SEO es, como acabas de comprobar, la mejor apuesta posible para aumentar tanto tu número de clientes progresivamente como tus niveles de conversión. No intentes realizar esta importante labor en solitario y cuenta siempre con el asesoramiento especializado de un traductor con experiencia. 

imagen