La traducción del braille

El braille, llamado popularmente braile, es un sistema de escritura que permite a las personas ciegas leer pasando la yema de sus dedos sobre una combinación de puntos en relieve. No se trata de un idioma, sino de un alfabeto internacional que puede expresar letras, números y hasta notas musicales. Si quieres adaptar tus textos para las personas con discapacidad visual, contrata a una empresa experta en traducción.

La invención del sistema braille

Este método de escritura fue ideado en el siglo XIX por el francés Louis Braille, quien perdió la visión en la infancia. Su discapacidad no le impidió ser un buen estudiante. Basándose en un código táctil que utilizaban los soldados para comunicarse en la guerra, el joven Braille diseñó y perfeccionó una combinación de seis puntos que representan la fonética básica.

Su método causó ciertas reticencias en un principio, pero los compañeros invidentes de Braille disfrutaban a escondidas en el colegio, interpretando y escribiendo sus propios mensajes. Resultaba más fácil de usar que otros signos que se habían intentado implantar años antes, ya que esta forma era psicológicamente más intuitiva.

En la edad adulta, Braille se convirtió en profesor. No llegó a conocer el alcance de su creación, pues murió a los 43 años, antes de que su alfabeto se convirtiese en internacional.

En qué consiste el sistema braille

Probablemente te preguntes si el sistema braille se puede adaptar a los diferentes idiomas. La respuesta es sí. Se trata de un código binario constituido por un rectángulo de seis puntos, los cuales representan diferentes caracteres según su posición: letras, números, puntuación y otros signos.

Estos puntos en relieve crean una imagen mental de los fonemas. Como es lógico, dichos fonemas pueden expresar los distintos idiomas, incluso el chino o el japonés, que precisamente se basan en símbolos. No obstante, en cada lengua existen ciertas adaptaciones.

Las personas ciegas son capaces de leer a una velocidad de 125 a 175 palabras por minuto pasando sus dedos sobre los signos. Para escribir en braille se utilizan planchas con punzones que marcan relieves sobre el papel. También pueden aprenderlo y emplearlo las personas que ven.

La importancia de la integración y la adaptación en la sociedad

Imagina entrar en un ascensor y no poder marcar el piso al que quieres subir. Es imprescindible que nos concienciemos con la integración de las personas con discapacidad visual. Para ello, se deben adaptar todos los carteles públicos, ¡incluso los botones de los ascensores!

Las personas invidentes desarrollan mayor agudeza de los sentidos del oído y del tacto. Los semáforos sonoros y los escalones con línea de relieve previenen posibles accidentes y facilitan la movilidad. Hoy en día, esto es algo que se está implantado en la mayoría de las ciudades, pero queda un largo camino por recorrer en la adaptación de billetes, señalizaciones, libros de texto y documentos oficiales.

Los traductores profesionales juegan un papel fundamental para que todos, hablemos el idioma que hablemos, podamos comunicarnos, entendernos y leer cualquier mensaje. ¡Contrata nuestros servicios!

imagen