¿Cómo reducir costes en una empresa?

externalizar los servicios de traducción para reducir los costes de una empresa
¿Necesitas servicios de traducción?
Escríbenos ahora para solicitar tu presupuesto

La eficiencia es siempre uno de los horizontes más codiciados por las empresas. Es decir: conseguir más o igual pero con menos. Por eso, la pregunta acerca de cómo reducir costes en una empresa siempre es tan importante y, a la vez, difícil de contestar. Si quieres saber de qué manera puedes conseguir que tus campañas de publicidad sean más eficientes, sigue leyendo. Te lo explicamos aquí.

Consejos para reducir costes en tu publicidad

Vamos a ver algunas pautas que te pueden ser de ayuda si quieres afianzarte en un mercado, distinguiendo correctamente la inversión del gasto.

1. Mantén un análisis de qué funciona

Una campaña siempre se divide en varios puntos o esquemas de trabajo. Por ejemplo, podemos diferenciar las acciones online de las offline. O las acciones de impacto rápido y de pago, de aquellas estrategias más dilatadas en el tiempo, que buscan resultados a medio o largo plazo.

Pues bien, todas esas acciones diferentes hay que tratar de analizarlas y medirlas. Para que, de esta manera, puedas comprobar cuáles funcionan y cuáles no. Así, cuando necesites recortar de algún lado, te será fácil elegir las acciones que menos resultados te están aportando. El análisis es un trabajo constante, pero, sin lugar a dudas, te ayudará a mejorar desde el primer momento.

2. Invierte en inteligencia

Para que una campaña funcione, tienes que plantearla con tiempo, analizando bien todos los factores de los que depende su éxito. Definir, por ejemplo, una buyer persona o analizar correctamente la competencia que pueda haber son dos de los factores que determinan, y mucho, el éxito o el fracaso de una campaña publicitaria.

De la misma manera, el uso de un software de gestión o uno que centralice tus acciones de marketing puede ahorrar mucho tiempo a tu equipo de trabajo, así como tener métodos de trabajo mucho más eficientes y funcionales. Utiliza este tipo de recursos para crear bases sólidas de ataque o conocimiento que te permitan conocer bien de qué modo puedes plantear las campañas.

Esto, a la larga, supone un ahorro, ya que va a determinar el éxito de tus impactos. Por lo tanto, cuanto más sepas sobre tu público, mucho más sencillo te será lanzar campañas que funcionen bien y te supongan un menor gasto.

3. No toda la publicidad es de pago

En las campañas digitales, por ejemplo, apostar por el SEM suele ser uno de los grandes errores. Es cierto que los paid media tienen que estar presentes en una campaña de marketing digital y determinarán parte de su éxito. Pero no serán el factor exclusivo de su triunfo o fracaso. De hecho, suele ser un error centrar la publicidad, exclusivamente, en poner anuncios.

Pensemos que es gracias a las estrategias a largo plazo como se consigue una base más sólida de clientes y, realmente, podemos rentabilizar mucho mejor la inversión inicial que hayamos costeado. Esto quiere decir: la publicidad de pago puede cubrir ventas hoy, pero no garantiza nada a largo plazo. Para salvar esa franja, es preciso que apuestes por planes no tan cortoplacistas. El contraejemplo más adecuado lo tenemos en el SEO. Un buen posicionamiento puede, a partir de medio año o varios meses más adelante, incentivar mucho nuestras ventas. Pero sus resultados no son inmediatos. Se trata, por lo tanto, de una inversión de futuro.

4. Externalizar con agencias profesionales

Por lo general, una sola empresa o agencia no puede asumir siempre todos los tentáculos que tiene una campaña de publicidad de tamaño medio-alto. O, incluso, a veces con aquellas más modestas necesitan ayuda. Y se vuelve habitual externalizar servicios a profesionales más competentes que realicen un trabajo adecuado. También aquí puedes encontrar espacio para ahorrar en tu presupuesto sin, por ello, renunciar a unos buenos resultados.

En blarlo, por ejemplo, optimizamos los costes de contratación. Esto supone: te ofrecemos el mejor servicio, al mejor precio posible. Reduciendo en gastos superfluos para que puedas quedarte solo con lo esencial y más necesario de nuestro servicio: una traducción profesional.

Pues bien, este es el criterio que tendría que primar en todas las contrataciones externas que realices. De esta manera, te aseguras siempre trabajar con agencias de primer nivel que no solo tengan un buen servicio, sino también unas condiciones interesantes.

Además, has de entender que contar con expertos es imprescindible. Imagina, por ejemplo, una campaña publicitaria que se traslada a otro país y tiene una mala traducción de algunos de sus elementos. Obviamente, supondrá un fracaso. Y, por lo tanto, las pérdidas serán cuantiosas. Por ello, siempre es mejor contar con equipos de trabajo de primer nivel.

En conclusión, ahora ya sabes cómo reducir costes en una empresa. Solo te falta contar con un equipo de trabajo adecuado. Y, si tienes dudas o necesidad de traducir tu publicidad, no lo dudes: en blarlo podemos ayudarte.