La traducción de música

Mucha gente piensa que no es necesario contar con la ayuda de un especialista para la traducción de la música. Y nada más lejos de la realidad. Antes que nada, debes saber que existen varios tipos de traducciones. Parece obvio que la traducción de un folleto publicitario necesitará fundamentarse en una serie de claves que variarán sensiblemente respecto a la traducción literaria, por poner un simple ejemplo. Así pues, lo mismo ocurrirá para la música.

Afrontar una traducción inespecífica de una obra musical mermaría sensiblemente la calidad de la misma; y es por ello que la adaptación de las óperas, los musicales y las letras de las canciones precisa de la ayuda de una empresa de traducción de música, capacitada para ir más allá de una mera traducción literal. Te aportaremos las claves a continuación.

¿Cuáles son las labores de una empresa de traducción de música?

Las traducciones de música se encuentran íntimamente relacionadas con la traducción literaria. O más particularmente con la adaptación de la poesía, pues debe tener en cuenta elementos tales como la rima, el ritmo o la musicalidad. Es por eso que estamos ante uno de los tipos de traducción más complicados que existen.

La traducción musical sigue siendo una de las grandes desconocidas. Esto es así porque su demanda es inferior a la del resto de traducciones: piensa que no toda la música se crea para ser traducida. Pero esto no implica que sea menos necesaria: y es que la traducción musical exige adaptar el contenido sin perder jamás de vista el ritmo, lo que dificulta (y mucho) las labores del traductor.

Consideraciones:

1. ¿Traducción libre o traducción literal?

Cuando necesitas traducir una canción determinada, debes tener en cuenta si la necesitas para ser leída o cantada. Para el primero de los casos, el traductor probablemente se decante por una traducción literal, ofreciéndote un texto fiel al original, pero sin ritmo. No obstante, si va a ser cantada, se necesitará de una traducción libre, corriendo aquí el riesgo de modificar la intención original: es por eso que la traducción libre exige de mayores precauciones y habilidad.

2. Aspectos técnicos de la traducción musical.

Ajustar las sílabas a las notas y tiempos es una de las labores que deben valorar los traductores musicales. Los ajustes que se pueden tomar son de varios tipos:

Mimetismo absoluto: consiste en respetar el número de sílabas presentes en el texto original, así como sus respectivos acentos (típico de la música clásica).

Mimetismo relativo: aunque respeta el número de sílabas, no siempre respeta los acentos lingüísticos del texto original.

Alteración silábica por exceso: sin alterar la melodía, esta técnica puede cambiar las sílabas tanto en número como en duración (habitual en el pop).

Alteración silábica por defecto: consiste en emplear menos sílabas, pues se alargan al incluir silencios en la obra.

Como has podido comprobar, la labor de una empresa de traducción de música es una de las más complejas y meritorias que existen dentro del mundo de la traducción. Si necesitas contar con un traductor jurado para la adaptación de obras musicales, contacta con nosotros y te informaremos en mayor profundidad.

This post is also available in: English (Inglés) Français (Francés) Nederlands (Holandés)