4 motivos por los que las empresas deben externalizar las traducciones

Son muchas las empresas que están creciendo en el extranjero y necesitan comunicarse, tanto con clientes como con proveedores, en otro idioma. Las empresas, en algunas ocasiones, relegan a trabajadores con buen nivel en lenguas la tarea de traducir textos, pero no son traductores profesionales. Esto es un error. Antes de optar por esta vía debes saber que existe la posibilidad de externalizar las traducciones.

Por ahorrar un poco de dinero, las compañías pueden cometer graves errores en la comunicación con clientes importantes. Esto conlleva no solo una mala imagen, sino la posibilidad de perder las relaciones comerciales, las cuales pueden incrementar, o ya lo hacen, la facturación y los beneficios del negocio. Además, los empleados no expertos en traducción se dedican a un cometido que no es suyo, perdiendo tiempo y haciendo que la productividad de tu empresa caiga.

Entonces, ¿es la externalización de la traducción la solución a estos problemas? La respuesta es rotunda y clara: . Te contamos por qué a continuación.

Los cuatro motivos por los que las empresas deben apostar por la externalización de la traduccion

– Uno de los principales motivos por los que has de contar con servicios de traducción es por el ahorro de recursos. Las organizaciones piensan que apostar por el outsourcing en la traducción es un gasto añadido. Esto no es así, ya que una empresa de traducción especializada permitirá la contratación de servicios puntuales sin tener a un traductor especializado en plantilla. El ahorro llega, por otro lado, con la optimización de los recursos humanos: los empleados que no deben desempeñar un trabajo de traducción sí harán cosas más propias de su puesto.

– En segundo lugar, la imagen de tu empresa es clave y hay que preservarla. La organización debe comunicarse con clientes (actuales o futuros), instituciones o proveedores de manera excelente en todo momento. Cabe destacar que la productividad y el negocio no debe ponerse en juego por un supuesto ahorro de recursos que, como se especifica en el párrafo anterior, no se produce. 

– Asimismo, no se sufrirán retrasos en el envío de las comunicaciones, algo habitual cuando no se dispone de profesionales capacitados para traducir documentos. Esto garantiza la fluidez. Los textos se enviarán en tiempo y forma. También en el caso de que la compañía desee una traducción urgente.

– Por último cabe destacar que existen grandes profesionales de la traducción, quienes aportarán fiabilidad. Es decir, la empresa podrá contar en todo momento con traductores externos en los que confiar, especializados en diferentes materias y disponibles todos los días del año. Así, los textos se enviarán al destinatario o se recibirán traducidos, incluso aunque contengan información específica o técnica. 

Externalizar las traducciones es la solución para miles de empresas que, actualmente, no tienen un servicio de traducción en su compañía o no desean contratar a un empleado para esta tarea. Por ello, apostar por el outsourcing para traducir textos conllevará una serie de beneficios en la organización. No se debe poner en juego la imagen y el futuro de tu empresa.

imagen