¿Qué son las lenguas vernáculas? | Blarlo.com

Vernáculo hace referencia al lenguaje de un lugar determinado. En la ciencia de la traducción, resulta imprescindible conocer la historia de la lengua de origen para que te sea más fácil captar el verdadero sentido del texto. Repasamos este aspecto en el siguiente apartado.

La historia de las lenguas vernáculas

Este tipo de lenguas son siempre el resultado de la unión de las distintas civilizaciones que pasaron por un país determinado antes de la formación de la lengua propia. Por ejemplo, el latín era la lengua que se hablaba en Italia, pero las distintas influencias recibidas por parte de los diversos países que cruzaron las tropas romanas crearon el latín vulgar. 

De hecho, se entienden por lenguas vernáculas todas aquellas derivadas del latín, que no lo eran, y que recibieron ese sobrenombre por parte de los romanos. Estas variantes de la lengua principal se fueron contaminando con las anteriores a la ocupación romana para seguir evolucionando y convertirse en una lengua distinta en cada zona de España.

Posteriormente, durante la Reconquista, se unieron todas para dar como resultado el español. Este mismo proceso ha sucedido en diversos países europeos por lo que, de cara a tu trabajo como traductor, es esencial que tengas cierto conocimiento al respecto.

Al igual que sucedió en España, hay muchos países europeos en los que se siguen hablando diversas lenguas, como en el caso de Bélgica (el francés y el flamenco). Así, tu formación como traductor también debe incluir el estudio de esas otras lenguas que influyeron en la principal y que se siguen considerando como lenguas oficiales.

Si vas a trabajar en España principalmente, no te limites a las lenguas extranjeras. Adquiere los conocimientos necesarios de gallego, catalán y euskera así como de algunas lenguas como el asturiano para ampliar tu capacidad de trabajo.

Es importante entender que tus servicios de traducción deben respetar, en todo momento, el texto original. En algunos casos, lo vernáculo parece tirar de cierta fantasía para cambiar el significado de textos importantes debido a la influencia política. Ser un buen profesional te exige una traducción directa y sin caer en el error de las segundas interpretaciones.

Desgraciadamente, este tipo de lenguas se identifican en ocasiones con la rebeldía, dadas las circunstancias específicas de cada país. Sin embargo, se suele pasar por alto el magnífico valor lingüístico de las mismas y cómo han conseguido evolucionar para adaptarse totalmente a los cambios que se han ido produciendo a lo largo de los siglos.

Igualmente, las lenguas vernáculas que quizá hables no deben interferir nunca en tu formación de la lengua principal del país. Si bien siempre es bueno ampliar tus conocimientos, no es nada aconsejable desatender una lengua vehicular de mayor repercusión, ya que esta decisión podría afectar a la calidad de tu trabajo. 

Así, es imprescindible que sepas que lo vernáculo ni es más vulgar ni es una lengua de segunda categoría. Esperamos haberte aclarado toda la información al respecto para que te sea mucho más fácil conseguir unos resultados idóneos en cada traducción que realices. 

 

 

imagen