24 palabras curiosas y con encanto del español

Aunque el vocabulario pasivo de una persona puede rondar las 10 000 palabras, que el promedio diario que utilicemos esté entre 300 y 500, y que Miguel de Cervantes solo utilizó 8000 palabras en su obra, lo cierto es que el español es una lengua muy rica — el Diccionario Esencial de la Lengua Española cuenta con 283 000 palabrasla RAE con más de 93 000—.

Hoy os presentamos un surtido de palabras que nos han parecido algo… curiosas.

Et: ¿Nunca has sabido cómo designar el signo &? Ya tienes la respuesta.

Arrebol: Nube de color rojo debido a la iluminación de los rayos del sol.

Carpetovetónico: Adjetivo despectivo para hacer referencia a la España profunda.

Cartapel: Papel cuyo contenido es inútil o impertinente.

Castrametación: No tiene ninguna relación —al menos aparente— con la castración. Se trata del arte de ubicar las tropas de los campamentos militares.

Clepsidra: No tiene nada que ver con la cleptomanía sino que no es más que… un reloj de agua.

Crencha: Es la raya que divide el cabello. Ya no necesitarás nunca más tres palabras que para designar la «raya del pelo».

Faringodinia: Este vocablo que parece tan rebuscado no es más que… un simple dolor de garganta.

Filosofastro: Persona que pretende ser un filósofo sin tener las aptitudes para ello.

Giste: Espuma de la cerveza.

Haiga: Automóvil grande y ostentoso, generalmente de origen norteamericano (como en el caso de las limusinas).

Herrete: Punta de los cordones.

Homilética: Esta palabra de origen griego se refiere al arte de predicar.

Inmarcesible: Que no se puede marchitar.

Iridiscencia: Fenómeno óptimo en el que la luz varía y crea pequeños arcoiris.

Lúnula: Espacio seminlunar blanquecino de la raíz de la uña.

Miodesopsias. ¿Alguna vez has visto puntos negros o manchas grises en tu campo de visión? Pues tiene nombre y se conoce como miodesopsias.

Pañol: No tiene nada que ver los paños, sino que el equivalente a las bodegas o a los almacenes de los buques.

Paroniquia: ¿Te creías que esta palabra estaba relacionada con «parroquia»? Digamos que podríamos acotar su definición a… un vulgar uñero.

Petricor: Olor que produce la lluvia al caer. Tiene origen griego, por cierto.

Sangradura: Es la parte opuesta al codo.

Sapenco: Es un simple caracol terrestre. Y no, no tiene nada que ver con «zopenco».

Uebos: No, no es la palabra «huevos» mal escrita, sino que es un sinónimo en desuso de una necesidad o de algo necesario.

Vagido: Llanto del recién nacido.

¿Qué os han parecido? ¿Añadirías alguna más?

En blarlo, utilizamos estas palabras y muchas más, no solo en español sino en muchos más idiomas. Y, además, ¡las traducimos! ¿Te animas a comprobarlo?

 

Spread the love

Comment

There is no comment on this post. Be the first one.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.